Abogado, Ingeniero. curioso

lunes, 31 de agosto de 2009

Pasajes, que no paisajes, de la vida cotidiana

He pensado que la ficción debería dejar paso a la realidad . Pascual, hombre cabal como el que más, me permitirá dejarle momentaneamente aparcado y hablar de la vida cotidiana. La mía, que más cotidiana no puede ser, aunque a veces surgen en ella episodios que considero, tal vez erroneamente que merecen divulgarse.
El pasado viernes ingresé en el Hospital Clínico de Barcelona con sintomas de infarto agudo de miocardio. Afortunadamente, aunque había antecendentes , todo ha quedado en en una pastilla más que debo tomar.
Durante mi hospitalizacion, con mucho tiempo para pensar, me han ido llegando a la cabeza muchos pensamientos que no me resisto a compartir. Es curioso que estas ideas que iban llegando no estaban relacionadas con la finitud de la vida, sino más bien con la situación que estaba viviendo en esos momentos, situación a veces esperpentica.
En una pseudo-sala de la zona de urgencias, monitorizado, aunque no tanto como el " caudillo " en su famosa foto , sin forma alguna de llamar a las enfermeras para que me atendieran para efectuar mis necesidades biológicas, mi única distracción era vigilar la pantalla del monitor que recogía mi parametros para comprobar, sin base cientifica alguna, que todo permanecia bajo control.
La Sanidad Pública está en manos de buenos profesionales pero desbordada. El trato de los médicos es profesional pero el del personal subalterno ya no tanto. Y no porque no sean conocedores de su profesión, sino porque no pueden ejercerla por desbordamiento.
Si no vigilo, me inyectan insulina y me duplican mi dosis de prevencion del colesterol. Este último error lo justificó la enfermera aduciendo que así me protegería mejor contra la grasa en las arterias.
En resumen. Este fin de semana han vuelto a dar cuerda al reloj de mi vida que parecía tener algún problemilla de funcionamiento.
Pido disculpas por contar cosas de mi vida cotidiana tan vulgares, que soy consciente de que aburren al personal.