Abogado, Ingeniero. curioso

martes, 10 de noviembre de 2009

MAS DE LO MISMO

¿Será mi destino y tal vez mi condena hablar desde ahora de la muerte? Si repasais algunas de mis últimas entradas podeis comprobar que estoy sufriendo una cierta obsesión sobre este tema. Un día hablo de la eutanasia, Otro de mi amigo muerto José Luis. Todo esto unido a una inquietud profunda sobre el tema religioso, mis preguntas sin respuesta y el estudio sobre el tratamiento del binomio vida-muerte por las distintas religiones y escuelas filosóficas, me lleva a la incontinencia en el trato de este tema en el blog.
Pido disculpas pero necesito verter mis pensamientos en este medio, aún con el conocimiento de su divulgación pública. Esto último me debería reprimir , pero no lo hace.
Ayer fuí al entierro de un ex-compañero de trabajo y amigo. Añadiré gran persona que lo era, aunque es un atributo que se concede a todos los muertos. Hacía pocos días que al enterarme de su internamiento inesperado en un Centro Hospitalario, le había visitado. Al verle en la capilla ardiente, ignoro porqué se llama así, he vuelto a reflexionar sobre este tema. Me teneis que perdonar pero ya antes de esta crisis suelo tener la costumbre de pasar a despedirme del difunto en su ataud. Esta costumbre debe estar provocada por mi sempiterna obsesión sobre el devenir humano. 
Yo seguiré, naturalmente leyendo libros, profundizando ssobre el tema y si surge algo que necesite contrastar con vosotros, volveré a la carga.