Abogado, Ingeniero. curioso

lunes, 2 de agosto de 2010

EL SANTO MIGUELITO

Cuando me apetece publicar algo en el blog lo hago tecleando directamente sobre la ventana que se abre al pulsar la opción " nueva entrada". Quiero decir que no hago borrador sobre un documento word ni guardo lo que mis impulsos me dictan para revisarlo en una próxima ocasión. Este sistema tiene la ventaja de la espontaneidad, que conlleva más sinceridad, pero tiene la gran desventaja de la improvisación. Esta última, a veces, me juega malas pasadas. A mi la edad me ha hecho desvergonzado, sin sentido peyorativo. Quiero decir  soy un sinverguenza sin peyoratismos. Probablemente es la confirmacion de que con la edad nos hacemos infantiles pues no hay nada más espontáneo que los niños.
Observo a mi alrededor que si me porto bien, me ausentan. Y si me porto mal se ausentan. Por ejemplo. Me dirijo a la recepción del gimnasio y si actuo con educación me llaman " Miguelito" y me preguntan que quiere Miguelito. Si me porto mal, con insolencia, me ignoran. Es lo que quería decir con " me ausentan".
Una vez me contaron un dicho : las hijas de las madres que he amado tanto, me miran ya como si fuera un santo.
Que quereis que os diga!!. Ni el santo Miguelito ni el demonio Miguelon, que ya solo tiene un cojon.
¿ Alguna sugerencia para mí que alivie mi pesar?