Abogado, Ingeniero. curioso

miércoles, 9 de febrero de 2011

PERDIDAS IRREPARABLES

Llegada una determinada edad y sufridos ciertos avatares vas perdiendo los generosos atributos que la naturaleza te ha dado. Algunos de ellos son fruto de la casualidad , sin que hayas contribuido para nada en su desarrollo. En consecuencia, su pérdida, aunque en determinadas situaciones te entristezca, no por eso te debe llevar a deprimirte. La naturaleza te lo dió y la naturaleza te lo quita.
Esto es lo que debe pensar el hombre que afanosamente se mira sus genitales e insistentemente se pregunta ¿ donde estan?. ¿ Tal vez una de las ahora muchas veces que debe ir al lavabo los ha perdido por el sumidero?
El hombre que se indaga sobre el destino de sus atributos puede ser cuaquiera que haya alcanzado mi edad e incluso podría ser yo. Si fuera yo, que no está dicho, me consolaría con algun otro más apropiado a mi edad y que todavía conservo. Por ejemplo, dicho sin más preambulos,mis narices, sinonimo del que ahora pierdo y que poseo con abundancia. La gente dice: ! que narices tienes Miguel! y yo ingenuo de mí, pienso que se refieren a eso que todos sabeis y que el hombre de la fotografía se mira, cuando la verdad es que hablan de eso que me adorna la cara y me sirve para distinguir olores.

El problema es que según se está poniendo el vivir cada vez hace falta más de lo perdido y menos de lo que se conserva. Me viene ahora a la memoria una canción de José Luis Eduardo Aute hablando de las apreturas en un transporte público por parte del mundo que lo rodea. Yo me siento a veces apretado y en esta ocasion hecho de menos segun qué..
Tengo un amigo al que recientemente le han colocado una prótesis de rodilla con la promesa de su traumatologo de que volverá a funcionarle como antes. ¿ Consultaré al médico pertinente si con los cojones sucede lo mismo. No para lo que me servian caso de perderlos sino para afrontar los apretones de la vida que todavía me queden por llegar. 
p/d El redactar estas notas en rosa no es una casualidad....