Abogado, Ingeniero. curioso

lunes, 25 de abril de 2011

URGENCIAS

Aquella tarde paseaba con tranquilidad, como me gusta hacerlo, por La Via Layetana de Barcelona. Observaba con atención los vetustos edificios que a ambos lados de la calle se alzaban orgullosos de su pasado y talvez recordando tristes momentos vividos.
Justo en frente del edificio donde a costa de los ciudadanos se alojan las oficinas de los Sindicatos horizontales, llamados UGT y CCOO, hay una amplia cafeteria en la que, al menos así lo pensaba, puedes si tienes una urgencia de esa que la gente mayor tenemos con frecuencia, desahogar la vejiga y quedar en paz con ella. Dicho y hecho , entré, pero al observar el aviso conminatorio que habian colocado a la entrada del lavabo, sentí un escalofrío que al principio atribuí a la urgencia urinaria, pero que luego tuve que confesarme se debió al miedo cerval al vigilante. Pensé¿ tendría un perro? ¿ me llevaría si me pillaba en el lavabo sin el preceptivo ticket de consumo a la Comisaria más próxima? ¿ me colgaría de esa parte tan delicada a la puerta del mingitorio para ejemplo a otros pobres necesitados como yo que pretendieran el uso del lavabo sin haber consumido nada? En fin fueron tantos los sentimientos que se agolparon en mi mente que decidí no arriesgarme y cerrando la cremallera alocadamente y con riesgo de pillarme lo que no debia, salí precipitadamente del local, camuflado con una boina ancha tipo vasco y me dirigí hacia otro lavabo menos peligroso. La duda fué ¿ llegaría a tiempo? Ahora cada vez lo tengo menos sinceramente. DIXIT.
Posted by Picasa