Abogado, Ingeniero. curioso

martes, 21 de junio de 2011

HACE AHORA 50 AÑOS

                                                                                      2011

Soy el tercero por la derecha, última fila de pie.








Tercero por la izquierda, primera fila de pie, después de las dos agachadas. Tengo un cigarro en la mano.




                                                                                 

                                                                                                                           1961

Resulta dificil identificar , transcurridos 50 años a los compañeros que en 1961 formamos las 34 Promocion de Ingenieros de Telecomuniacion . Nos hemos reunido en Madrid celebrando el aniversario y la experiencia para mi ha sido gratificante, a pesar de lo duro que resulta no conocer a ninguno de mis compañeros y tener que ir preguntando quienes son. Utilizando el dicho de que la vida no perdona, he podido comprobar la realidad de esta afirmación. Lo único que perdona es la muerte, aunque con alguno de mis compañeros no lo haya hecho y en este aniversario no han podido estar presentes algunos. Vaya a todos mi recuerdo, especialmente a Pepe Almendro del que ya he tenido ocasión de hablar en este blog con anterioridad. 
Con los que aparecen en la foto he compartido mi preparación para el ingreso, en aquellos años muy dura, he cursado 5 años de carrera, he cumplido mis obligaciones militares en lal campamento de Robledo en la Granja de San Idelfonso y por último he trabajado en alguna de la empresas en las que he desarrollado mi actividad laboral.
Después por mi alejamiento de Madrid, ciudad en la que la mayoria viven y por mi abandono en el año 1990 de mi actividad de ingeniero, por cambio al ejercicio de la abogacia, me he desligado de todos ellos y a algunos hacía 50 años que no los veia.
Le decía a uno de ellos con el que de forma especial he compartido momentos muy duros de mi vida profesional que las vivencias dolorosas tambien forman parte de la vida y ayudan al hermanamiento entre las personas. La vida está hecha de momentos agradables y desagradables.
Sin los últimos no existe realmente vida, como máximo estarías en el limbo.
En fin, comparto con vosotros estos pensamientos y las sensaciones de encontrarase al cabo de 50 años con personas que han formado parte de tu vida y que te ayuda a pensar que la  merece la pena de ser vivida.