Abogado, Ingeniero. curioso

martes, 29 de noviembre de 2011

INVERSION

Me levanté con una sensación extraña. No me dí cuenta de lo que me pasaba hasta que no llegué al baño. Al mirarme en el espejo me ví boca abajo. Todo estaba del revés. El lavabo del reves, no había forma de lavarse las manos, porqué además cuando lo intentaba lo que me lavaba era los pies. El agua salía con un gran chorro hacía arriba. Me afeité como pude los genitales dada la imposibilidad de afeitarme la cara. Salí de casa cuidando de no pisar las luces del techo que aquel día estaban desparramadas por el suelo. El ascensor en vez de bajar a la planta baja subió al ático. Bueno para ser sincero fue a donde debía pues la planta baja estaba arriba. Sali del ascensor a la calle, no sin antes saludar al portero alojado detras de su garita en lo alto de la porteria, y contemplé los tranvias y coches circulando por calles asfaltadas entre nubes. Me senté a tomar un café, intento imposible al tener que desplazar la taza hasta mi boca alejada del suelo . Me conformé con beber algunas gotas vertiendo la taza. La única alegría del dia fue contemplar que la bolsa había subido y que mi acciones de Caixabank estaban por los suelos, es decir más altas que nunca. Mi ánimo estaba muy bajo, miré hacia arriba para ver si lo recuperaba, pero resultó imposible. Menos mal que la subida de tensión que en ocasiones normales me hubiera dado en situaciones parecidas esta vez se convirtió en una lipotimia que me elevó hacia arriba permitiendome observar la nubes que cubrian el escaso pavimento que permanecía en su sitio.

P/D ( 7 Diciembre )

Al cabo de unos días cuando comentaba esta entrada con mi nieta de 13 años me ha fastidiado mi momento imaginativo. Argumenta: abuelo si todo está invertido, tu tambien. Es decir todo lo ves igual y puedes afeitarte la cara y no loa genitales como dices. ! los adolescentes siempre tienen razón!