Abogado, Ingeniero. curioso

domingo, 20 de noviembre de 2011

LISBOA



 Los Jerónimos
Un ejemplo de tranvia clasico
Vista desde el Mirador de Santa Lucia
No conocía esta bella ciudad atlántica. He disfrutado en ella, ahora, cuatro días haciendo de turista junto con mi esposa-mujer-compañera, Marga. Es necesario detallar todos los lazos que me unen a ella y no supone una redundancia, porqué en el mundo actual se puede tener una esposa que no sea tu mujer, se puede tener una mujer que no sea tu esposa y se puede tener una esposa que no sea tu compañera. La mía es las tres cosas y por eso lo especifico. Decía, que he pasado cuatro días en Portugal. Me ilusionaba conocer una ciudad, Lisboa, con tantos lazos históricos con España y por la que han pasado tantas culturas dominantes, españoles del medievo, españoles de la edad Moderna, musulmanes, ingleses, aunque estos últimos lo hayan sido como estrechos colaboradores. Todos han dejado rastros en ella. Además su carácter de pais colonial de  gran parte del Africa Negra, Angola, Mozambique, ha permitido la difusion de su lengua y su cultura fuera de su propio territorio. Es necesario hablar también de Brasil, pais en el que Portugal reinó e igualmente dejo la semilla de su lengua. Todo ello ha provocado que un gran número de negros africanos y brasileños hayan emigrado a Portugal y se concentren en Lisboa, ciudad en la que regentan comercios y pequeños negocios.
He visto graves signos de pobreza. Esta epidemia hoy día es general. Pobres, emigrantes sin trabajo, pedigueños, maleantes a la busca de la victima propiciatoria a la que esquilmar. En Lisboa el aviso de proteger tus pertenencias es constante. En el hotel, en la parada de los autobuses, en el interior del propio medio de transporte mediante anuncios. Por doquier te avisan. !! Cuidado !!
Cualquier guia turistica os detallará, mejor que yo, los sitios a visitar. Yo me quedo con EL Monasterio de los Jerónimos en Betlem, un viaje turistico en Tranvia por la ciudad y un museo que es la sede de la Fundacion Calouste Guibenkian en el que se pueden admirar todas las obras de arte donadas por este benefactor.