Abogado, Ingeniero. curioso

jueves, 10 de mayo de 2012

MADRID EN MAYO



 La calle Mayor con vista al fondo de las torres de
la antigua sede del Ayuntamiento











Sede del Ayuntamiento en la Plaza de la Villa





 Calle Mayor

La Libreria de la calle MAYOR 80 especializada en libros de MADRID

Calle de la PAJA
Plaza de la Villa 

Vista de la Gran Via esquina calle Alcalá. A la derecha Iglesia de San Jos麺ºººººººº
 Edificio emblemático colindante con el Ministerio del Ejercito, sito en la calle Alcala
 ´Restaurante situado en frente de la Iglesia de Medinaceli en la calle Jesús en el que se puede degustar un magnifico cocido madrileño como yo hice.
 Casa de las siete chimeneas 

Me invitaron a dar una conferencia en la sala de prensa del REAL MADRID, y la dí. Observar la cara de satisfaccion de la señora que me acompaña a la que no tenía el gusto de conocer.





Madrid en Mayo. Así he titulado esta entrada con la que pretendo despertar un interés por mi ciudad. Por dos motivos, porqué Mayo considero que el més más bonito del año, y el segundo porqué Madrid aporta una dosis de belleza. A titulo de ejemplo he dejado constancia de unas cuantas fotografías que he hecho durante el viaje. El madrileño no es consciente de la ciudad en la que habita. Sus poblemas para sobrevivir le impiden captar la belleza del lugar, sus calles, sus moradores, sus edificios, su vida social. Desgraciadamente, por los motivos que sean la desproporción de Madrid en comparac ion con otras ciudades es inmensa. Yo, si estuviera en mi mano, recomendaría que mis nietos se vayan a ganar la vida en Madrid y si esto fracasa a Alemania. La diferencia de oportunidades laborales entre Madrid y Barcelona obligan a dejar aparte sentimientos y despplazarse allí. Ya se que estas lineas, sobre todo a los que solo conocen Madrid por referencias a veces tendenciosas o a los que identifican Madrid con el Gobierno opresor de libertades y recaudador injusto, les van a parecer fruto de un madrileñismo desaforado. No es así, amo mi ciudad de nacimiento pero me gustaría tambien que la ciudad donde resido hace 40 años, en la que han nacido y vivirán mis nietos, estuviera a la altura que ahora no está.