Abogado, Ingeniero. curioso

sábado, 7 de marzo de 2015

Buenas y malas razones para creer

Estoy leyendo a un científico, Richard Dawkins, profesor de etología ( ciencia que estudia el comportamiento animal) en la prestigiosa Universidad de Oxford. Es un declarado seguidor de las teorías evolucionistas de Darwin y ateo luchador empedernido contra las creencias religiosas de cualquier tipo. Empecé leyendo el Gen Egoista, seguí con el titulado " El espejismo de Dios, y acabo de terminar " El capellán del Diablo". Si hace 30 años hubiera accedido a estas obras con su acervado espíritu anti-religioso hubiera dejado de leerlas con un profundo sentimiento de estar haciendo algo " pecaminoso". Ahora doy gracias al vasto horizonte que se me ha abierto con su lectura y a la posibilidad que me han brindado de poner en orden mis convicciones morales y éticas, lo que no tiene porque estar necesariamente ligado a ninguna de las religiones existentes.
Aconsejo sinceramente su lectura a todos aquellos que quieran ampliar el horizonte de su perspectiva como  humano.
Yo he entresacado e impreso del último libro ,una carta que escribe a su hija Juliet de 10 años y que espero que algún padre pueda leer y reconsiderar si recomienda o nó su lectura a alguno de sus hijos. Yo, abuelo, todavía no me atrevo a saltar a los padres de mi nieta Marta, pero me quedo con unas ganas locas de hacérsela llegar para que la ayude a pensar, actitud que nunca perjudica a nadie. Después de leer y pensar que ella adopte la posición vital que quiera.
La carta que menciono se titula " Buenas y malas razones para creer" y se puede encontrar con los buscadores de Internet. Yo la he encontrado como un último capítulo del libre " El capellan del Diablo".