Abogado, Ingeniero. curioso

miércoles, 18 de marzo de 2015

Disquisiciones a la luz de una luna o espejo



mierda callejera con adornos

No es sencillo emborronar una página en blanco aunque necesites imperiosamente escribir algo. Tal vez el término emborronar ya no sea un buen principio. No se trata de " hacer un borrón " en la página, ni siquiera " un borrón y cuenta nueva ". Se intenta narrar algo que recuerdas, o algo que inventas, o algo que sientes en ese momento en el que escribes.
El autor de algo escrito debe primero , lo primerísimo, materializar no se sabe en que parte de su cerebro, el relato que piensa verter a la hoja en blanco. Después darle forma escrita sirviéndose de un relator, que no tiene porqué ser el mismo. Por último los personajes. Cómo los va dando vida, Cómo los entrelaza. Lo que cuente puede ser un hecho real o presuntamente real. Al confeccionar el relato, nos puede engañar a conciencia de que lo hace o tal vez sin saberlo, engañándose el mismo.
 
En fin, como no es sencillo como decía " ut supra" termino mi soliloquio, o mejor debería decir mi "soliredactio". Aviso, para los que piensen mal, que este último término es totalmente inventado por mí y además sobre la marcha. Es la primera vez que lo uso y será la última. Pido, por favor, que se abstengan los que piensen hacer algún comentario sobre él. Sobre el resto de lo que digo abro la puerta y le recibo calurosamente a los que me dejen alguna opinión que me ilustre.