Abogado, Ingeniero. curioso

martes, 30 de agosto de 2016

Pensamientos a la luz de una luna de escaparate






Un amigo de los que todavía me quedan se me quedó mirando fijamente y espetó: tú lo que estás pasando es una gran depresión, no sé si hablaba en términos económicos y se estaba remontando al 1929 norteamericano o lo hacía desde un punto de vista neurológico.

Para averiguarlo le pregunté ¿por qué lo dices? Porque todo lo ves negro y la vida tiene muchos colores. El marrón de la mierda, el azul de algún partido político corrupto, el rojo de la sangre violentamente derramada, el morado de los golpes producto de la violencia de género, el blanco de las batas de profesionales ineptos, el amarillo de los dictadores asiáticos, etc. etc. Como ves en la vida, como te decía no todo es de color negro.

Seguí mi camino, es decir continué prácticamente parado. No me quedan ganas de caminar. Cuando lo hago sólo consigo acumular sensaciones que me conducen al negro.

Algún filósofo o mejor dicho alguna corriente filosófica sostiene la teoría de que todo es irreal. Si es cierta, me daría alguna base para aguantar y no ver todo negro, porqué ya no sería negro sino tal vez de los otros colores que dice mi amigo.

mierda callejera