Abogado, Ingeniero. curioso

viernes, 23 de diciembre de 2016

Elucubraciones de Navidad


En una anterior entrada especulé (  de especulación y no de espejo), y pensé en volverme mariposa. Remito, al que tenga la desgracia de leerme,  a mi anterior entrada, advirtiéndole de que si no la lee, no entenderá ésta de ahora. ( es mentira pero así aprovecho y obligo a leer todo lo que escribo).

Pues bien, no sé si por la magia de la Navidad o por los Reyes Magos, el pensamiento-deseo se ha cumplido. Heme aquí convertido en un maravilloso coleóptero, como dejo constancia en la foto , hecha con la Webcam del ordenador. Todo ello con el riesgo de que me tilden de mariposón, lo cual no sé ahora, pero entre mi generación era un verdadero y denigrante insulto. Tal vez ahora sea ennoblecedor.

En fin, el problema  es que como me estreno de esta nueva personalidad no sé que debo hacer para sobrevivir y disfrutar de mi nueva vida de mariposa. Ni sé donde aprenderlo. Yo durante mi vida de especie humana he sido muy estudioso. Si quería saber algo buscaba donde documentarme. Ahora si con mi aspecto, bonito por cierto, pero de insecto, si entro en una biblioteca de la Diputación e intento leer un libro sobre mariposas, además de no saber leer, recordar lo que soy, el revuelo que armaría, sería de proporciones incalculables.

Esta situación merece un receso. Debo pensar que hacer, aunque como las mariposas no piensan, lo tengo difícil.

Ya está. Tengo la solución, confiando que la situación sea reversible. Me miraré nuevamente al espejo, especularé, e intentaré volver a mi anterior situación de hommo. insapiens. Ya humano, leeré todo lo publicado sobre las mariposas, como se relacionan, de que se alimentan, cuales son sus derechos y deberes, y si un caso, volveré a convertirme en mariposa.