Abogado, Ingeniero. curioso

sábado, 31 de diciembre de 2016

FELIZ AÑO A TODOS Y TODAS


Esto de distinguir por el sexo incluso en una felicitación de fin de año, me parece un antimachismo ridículo al que ortográficamente no me acostumbro, pero como no quiero herir susceptibilidades feministas, entre ellas las de mi mujer, encabezo estas notas con el titulo " up supra".

Yo aclaro que estos deseos de felicidad se refieren al año que empieza, el 2017, porque del que se acaba hoy es mejor no hablar. Alguien popularizó la expresión annus horribilis. Creo que fue la Reina Isabel del Reino Unido. Ahora que lo pienso la alta nobleza también puede hacer populismo.
Dios mio!  La casta haciendo populismo.

Para mi, a mis 80 años recién cumplidos, el año no ha sido horribilis, ha sido horribilisimo. Lo único bueno ha sido poder ver crecer a mis nietos y comprobar lo bien que se van adaptando a este mundo de dificultades y falta de oportunidad para los jóvenes y no tan jóvenes. En fin, ellos que están cursando una carrera universitaria se han podido colocarse por horas en una empresa que les paga 6 euros cada hora. ! Ah! y toda la familia, incluidos ellos, felices. Es lo que hay, que diría un monje budista a sus discípulos para conseguir el " carma"

Yo, que por razones que excuso explicar, me queda poco tiempo de disfrutar de los displaceres de la vida, sólo pido un poco de tranquilidad, de sosiego, de menos ruido. Que me dejen meditar sobre todo lo que no entiendo y pretendo entender. Sobre los misterios de la vida y no precisamente sobre el de la Santísima Trinidad, sobre el que ya hace tiempo he renunciado a entender algo.

Si todos y todas se unen para desearme un feliz año junto a mi esposa, estoy seguro que la fuerza del deseo conjunto se cumplirá. En esta fuerza creo firmemente. Más que en otros misterios,