Abogado, Ingeniero. curioso

lunes, 17 de julio de 2017

Conciencia versus consciencia

La consciencia de la publicidad de mis entradas me está provocando una retención de mi verborrea como escritor. Algo similar a la que mi abultada próstata me provoca en la vejiga  dando lugar a mi problemas urinarios. Pensar que lo que escribo, con mayor o menor fortuna, dejando constancia de mis sentimientos, llega a un público lector me retiene. Entre este público se encuentran, aunque no me lo digan, amigos a los que veo con frecuencia y pensar que descubren mis manías, mis tics, mis delirios persecutorios, mis desencuentros, mis  frustraciones, en fin mi verdadero yo me provoca un cierto desasosiego.  Pienso y me aterra que un día paseando por la calle me cruce con un ciudadano al que no conozca de nada y grite o me grite: !anda mira quien va por ahí!, el sordo que medita, el obsesionado por las farolas, el del desparrame de tetas de marquesas anónimas. No sé como haría para ocultarme en la cueva más profunda, sobre todo teniendo en cuenta que donde vivo no hay cuevas de las que sirven para esconderse. Sólo hay algún que otro socavón donde puedes caerte.

Todo lo anterior es paja. Donde quería llegar en esta entrada, aún con la mala conciencia que me origina la consciencia de la que hablaba " ut supra", publicar a los cuatro vientos, sin cueva alguna, que hoy, después de cursar 20 asignaturas en la Universidad Pompeu Fabra, me han otorgado un Diploma Senior acreditativo. Estoy orgulloso porque el conseguirlo me ha supuesto sacrificio y voluntad y estas dos características no son muy corrientes hoy día. Los humanos huimos del sacrificio y de todo aquello que suponga esfuerzo.